El Nuevo Mundo refleja incremento de bilingüismo en Richmond

  • left arrow
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • right arrow

Click here for an English version of this story. 


Olga Gómez llegó a Estados Unidos proveniente de Perú hablando solo español. Ahora, habla español e inglés con fluidez y quiere que sus tres hijos hagan lo mismo.

Ser bilingüe, dijo Gómez, “abre muchas oportunidades, especialmente aquí en California”.

Olga Gomez enrolled her son Jeremy Vela, who is 4, at El Nuevo Mundo because he only speaks English. She wants him to be bilingual like she is. (Photo by Angelica Casas)

Olga Gómez tiene a su hijo Jeremy Vela, de 4 años de edad, inscrito en El Nuevo Mundo porque solo habla inglés. Quiere que él sea bilingüe como ella. (Foto por Angélica Casas)

Por eso Gómez tiene a su hijo menor, Jeremy Vela, inscrito en el centro El Nuevo Mundo del International Child Resource Institute. El centro ofrece programas de desarrollo bilingüe en español e inglés y experiencias de aprendizaje multicultural en un ambiente para niños de 3 a 5 años de toda etnicidad.

El centro, localizado en la intersección de las calles Pennsylvania Avenue y 18th Street en Richmond, está pensado para todos los niños, pero especialmente para los de bajos recursos económicos. Aunque el centro concentra sus esfuerzos en ayudar a hispanohablantes a mantener su español mientras aprenden el inglés, algunos padres de niños de habla inglesa, como Gómez, también han inscrito a sus niños en El Nuevo Mundo.

Blanca Silvana Mosca-Carreón, directora del centro, dice que esto se ha hecho más común recientemente. Siete de los 97 niños inscritos en El Nuevo Mundo hablan solo inglés.

“La mayoría de los padres que pagan para que sus niños estén aquí quieren que aprendan el español”, dijo Mosca-Carreón, añadiendo que hay algunos padres que no hablan español pero quieren que sus hijos lo aprendan. “Pagan $800 al mes para que sus niños estén aquí”.

El Civil Rights Project en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y el Educational Testing Service concluyeron el mes pasado que los hijos de inmigrantes que hablan, leen y escriben en inglés y que también han dominado un idioma diferente en el hogar, se benefician en el colegio y en el mercado laboral.

En la investigación, las personas bilingües con maestría fluida de sus idiomas ganan alrededor de $2,800 más anualmente que personas de habla inglesa con las mismas habilidades y cualificaciones educacionales.

El número de personas bilingües en Estados Unidos continúa incrementando, según datos del Censo Nacional del 2010, y casi dos tercios de las personas que hablan otro idioma que no es inglés, son hispanohablantes.

Pero las encuestas aún no han documentado el grado al cual personas de habla inglesa nativa están aprendiendo otros idiomas.

Autoridades de la ciudad de Richmond informan que alrededor del 40 por ciento de la población de la ciudad es Latina y un 30 por ciento habla español. No todos los hispanohablantes son bilingües.

Alrededor de un tercio de los estudiantes del distrito escolar de West Contra Costa están inscritos en programas para el aprendizaje del inglés. La mayoría provienen de hogares en los cuales se habla otro idioma y están aprendiendo inglés casi exclusivamente en las aulas escolares.

Cuando se fundó El Nuevo Mundo en 1978, era el primer programa de su tipo creado para servir a hispanohablantes en Richmond y el Condado de Contra Costa.

El centro enseña el inglés mediante el “Project Approach”, o enfoque de proyectos, que hace hincapié en actividades manuales en vez de clases regulares, para retener mejor la atención de los niños. Las aulas construyen el vocabulario usando objetos comunes, por ejemplo, platos y sartenes verdaderas en una pequeña cocina, para que así los niños aprendan a reconocer objetos y practicar las palabras en sus hogares.

Todas las maestras en el centro son bilingües. Cada una tiene por lo menos un asistente, creando una ratio de 8 estudiantes por maestra.

El objetivo del centro no es que los niños aprendan a leer o escribir, porque eso la aprenderán al entrar en la escuela primaria, sino que aprendan a diferenciar ambos idiomas y también empiecen a reconocer palabras y como se deletrean.

Según la Sociedad Lingüística de América, el hecho de que los niños sean expuestos a dos idiomas a la vez no garantiza que aprenderán ambos idiomas a capacidades paralelas, pero el estar expuestos a ambos idiomas ayudarán a que gradualmente aprendan el idioma que no conocen completamente. Con el tiempo, tendrán ventaja sobre personas nunca expuestas a un segundo idioma.

“Los niños educados bilingües desde edad preescolar han sido exitosos en la vida”, dijo Mosca-Carreón, coincidiendo con la investigación de UCLA que sugiere que individuos bilingües con habilidad en el idioma español tienen más probabilidades de ir al colegio o a la universidad que alguien monolingüe o con habilidad limitada en el español.

El Nuevo Mundo ha servido a alrededor de 3.000 estudiantes durante sus 37 años en operación y Mosca-Carreón esta convencida que las habilidades lingüísticas han contribuido al éxito de varios doctores, abogados y economistas entre los alumnos que han pasado por el programa.

Juliana Arquinigo has spent four years active at El Nuevo Mundo, first with one son and now with the other. (Photo by Angelica Casas)

Juliana Arquinigo ha sido miembra activa de El Nuevo Mundo por cuatro años, primero con un hijo inscrito y ahora con él otro. (Foto por Angélica Casas)

Juliana Arquinigo, otra madre del colegio, espera lo mismo de sus dos hijos. Uno de ellos asistió al centro antes de entrar a la escuela primaria, mientras que su hijo menor, Giordano Fabiani, esta actualmente inscrito. Giordano entiende el español y el inglés y está aprendiendo a leer en ambos idiomas.

“El cerebro de un niño que aprende en dos idiomas se desarrolla mejor”, dijo Arquinigo en español con ambos hijos a su lado. “Pueden entender en español aunque su mente esté leyendo en inglés”.

Mosca-Carreón dice que el centro intenta establecer un estándar de alta calidad, ofreciendo reuniones mensuales para que los padres aprendan acerca de temas como la alimentación saludable y el ejercicio.

Arquinigo, quién asiste a las juntas regularmente y es parte del concilio de padres, considera que los padres que inscriben a sus hijos de habla inglesa en el centro son inteligentes por querer que aprendan el español.

“Me siento contenta de haber escogido este lugar”, dijo Arquinigo. “Después de esto, no importa a donde vaya mi hijo, gracias a todo lo que ha aprendido aquí”.

Gómez, una de esas madres, dice que entiende la importancia de que su hijo fortalezca su inglés, pero también de que aprenda el español.

Mientras miraba a su hijo Jeremy, Gómez recordó como sus propios compañeros de clase se burlaban de ella cuando era joven por solo hablar español.

“Fue difícil crecer y asistir a la escuela acá”, dijo Gómez en inglés. “Así que es muy importante que mis hijos aprendan ambos idiomas”.

0 Comments

Comments are closed.