Recortes en estampillas de comida causa incremento en la demanda para bancos de comida en Richmond

Carolina Silva, una residente de Richmond proveniente de Nicaragua, y su hijo Milton, 9, esperaron en la fila en el dispensario de comida de Emergencia de Richmond en un reciente Martes. Ellos comenzaron a ir al banco de comida hace meses cuando la cantidad de $200 en estampillas de comida que ella recibió no eran suficiente para comer ella y su hijo. Hoy, por los recortes a nivel federal, Silva y las 4,255 otras familias de Richmond quienes usan subsidios de estampillas para comida tendrán que depender aún más en los bancos de comida.

“No hay nada que yo pueda hacer,” Silva dijo en inglés, mientras su hijo bilingüe traducía. Ella es una mujer de edad media, con una sonrisa brillante y presencia simpática. Recientemente ella ha estado dentro y fuera de las estampillas de comida a causa de dificultades técnicas al reaplicar. Ella asegure que lo único que hace es hacer que las cosas marchen.

Silva se marchó del dispensario con cereal sin marca, dos bolsas de frutas frescas y vegetales, una caja de comida enlatada, arroz, huevos y leche. Ella y Milton llegaron temprano para tomar un buen lugar en la línea; la gente detrás de ella pueda que no tengan tanta suerte.

El Dispensario de Comida de Emergencia De Richmond regala comida cada martes y viernes en la Iglesia Grace Lutheran (Gracia Luterana) por la Avenida Barret. Se les permite a los residentes solo una visita al mes. Ayer docenas de personas se congregaron tan temprano como las 7:00 a.m. para esperar por la comida que les tendrá que durar los próximos 30 días.

El dispensario previamente dio servicio a más de 1,200 familias al mes, pero las cosas pueden cambiar en las siguientes semanas.

“Nosotros sabemos que más personas vendrán; esto será duro, porque tenemos limitados recursos,” dijo John Stiles, miembro del comité de directores para la despensa de comida de emergencia.

El pasado viernes el aumento al programa federal de las estampillas de comida del paquete de estímulo del 2009 terminó, causando a más de 47 millones de Americanos mirar un recorte a su subsidio mensual en estampillas de comida. El recorte de $5 billones al programa causara una reducción de $36 mensuales para una familia de cuatro que previamente recibía $668 por mes en comestibles.

Un incremento en personas recurriendo a bancos de comida es de esperarse, especialmente alrededor de la tercer semana del mes, cuando a la mayoría de los participantes de las estampillas de comida se les terminan los víveres, dijo Lisa Cerril, gerente de relaciones públicas para el Banco de Comida del Condado de Contra Costa. “Aunque si tratáramos de cumplir las necesidades que CalFresh (CalFresco) estaba cumpliendo, tan solo eso no es posible,” Sherrill dijo.

En el Congreso, la Casa Republicana ha estado peleando por un recorte adicional de $40 billones al programa en los próximos 10 años. Esto es poco probable que pase a través del Senado encabezado por Demócratas, pero muchas personas están aun preocupadas de la posibilidad. El Senador Thad Cohran (R-Miss), miembro del comité encargado de negociar el nuevo proyecto de ley agrícola, dice que el Congreso espera llegar a un acuerdo “tan rápido como sea posible”.

“Nuestra preocupación es que aun existirán más recortes al programa en el proyecto de ley agrícola. Si se hace un recorte de $40 millones, esperamos mirar el doble en cantidad de personas recurriendo a nuestro banco de comida,”Sherrill dijo.

Traducido por Jorge Heredia

Comments are closed.